Por: Carlos Alberto Aguilar Meza

Cuando los proyectos públicos se convocan, se hace con el pleno conocimiento jurídico que los riesgos son asumidos enteramente por el Estado. Esta diferencia aparece en los contratos por Niveles de Servicio, con la asignación de riesgos. Principalmente el riesgo que se transfiere en este tipo de contratos es el riesgo de diseño. La literatura económica nos dice que el riesgo debe ser transferido a la parte contractual, que tenga mayor capacidad de administrarlo mejor. En estos contratos, asumimos que es el contratista. 

It’s possible for you to contemplate composing on following matters linked to research and technology. Let’s take a gander at a number of the college level matters. In the next article, we’ll analyze some powerful essay at https://essayteach.com suggestions for different age brackets. In the forthcoming article, we’ve put together all of the argumentative essay issues that could inspire you in to using a stand in some thing you’re enthusiastic about and may generate a grounding point too.

Composing a suitable protect for an essay which you have composed is not a really challenging undertaking whatsoever, however it is the most disregarded. Though that is n’t a true segment of your essay, it’s maybe the most vital within the procedure Authorship should be a procedure of inquest. Writing an essay isn’t a demanding job once you learn the format nicely.

La Legislación actual nos dice:

Asignación adecuada de riesgos. Deberá existir una adecuada distribución de los riesgos entre los sectores público y privado. Es decir, que los riesgos deben ser asignados a aquel con mayores capacidades para administrarlos a un menor costo, teniendo en consideración el interés público y el perfil del proyecto.

Lo que distingue a un contrato por niveles de servicios es que al contratista se le asigna determinado número de responsabilidades y riesgos que anteriormente solían recaer sobre el organismo propietario, el Estado. La asignación permite además, que el Contratista tiene autonomía para innovar utilizando nuevas técnicas y tecnologías a fin de reducir sus propios costos, siempre que todo ello tenga como finalidad conseguir el nivel de servicios especificado.

La ilustración nos muestra en qué consiste la asignación del riesgo, y cuál de las partes (el Estado o el privado) debería ser la responsable de ellos de acuerdo al tipo de contrato que se pacte. Por ejemplo, en un contrato público el riesgo es totalmente del Estado (lo decíamos al principio), mientras que en un contrato privado, el riesgo es enteramente de la empresa o consorcio que se encargará de realizar el proyecto. Dado que en un contrato por niveles de servicio el riesgo se traslada al contratista (o privado), entonces este contrato implicaría una mayor responsabilidad del contratista y una menor responsabilidad del Estado.

Espectro de Combinaciones de la Participación Público Privada, según Riesgo

Fuente: OCDE. Elaboración propia.

El Estado es quien determina los estándares de los niveles de servicio que necesita el privado, en base a ello, el privado debe decidir el camino adecuado para llegar a dichos niveles de servicio con su propio diseño. Es así que el privado realiza el diseño, lo ejecuta y lo garantiza por los años o según el periodo de duración que el contrato estipula. Ahí radica la gran diferencia con respecto a un proyecto tradicional.

Los riesgos asociados a cualquier contrato pueden ser: un adicional de obra o un vicio oculto es un riesgo, del mismo modo, encontrar un resto arqueológico cuando se realiza una excavación para hacer una edificación es un riesgo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *